Skip to main content

A través de esta acción se implementarán medidas de adaptación en cinco repoblaciones de Pinus pinaster en la Comunidad Valenciana.

Actualmente se han terminado los trabajos en la provincia de Castellón. Después de una jornada informativa a los propietarios de la zona, se seleccionaron varios montes: el monte de Mairana, propiedad de la Generalitat, el monte de Las Lomas, perteneciente al Ayuntamiento de Barracas y cuatro montes privados.

Dentro de cada monte se delimitaron unas parcelas de actuación. La superficie total sobre la que se ha intervenido es de 28 hectáreas. Siguiendo los criterios del estándar generado en el proyecto, en estas parcelas se ha diseñado una corta por bosquetes, para diversificar su estructura, clases diamétricas y especies.

Los bosquetes son espacios en los que se reduce la densidad de árboles para reducir la linealidad, mejorar el paisaje y favorecer la regeneración natural. Dentro de cada bosquete se respetan todas aquellas especies frondosas (carrasca y quejigo), y se corta preferentemente Pinus nigra subsp. nigra o austriaca, respetándose el resto de especies de pinos autóctonos (Pinus pinaster, Pinus sylvestris y Pinus nigra subsp. salzmannii).

Los bosquetes cubren una superficie del 40 % de la parcela y se distribuyen aleatoriamente, evitando que tengan formas redondeadas. Se seleccionan en campo 50-60 pies en bosquetes pequeños (radio 1.5 veces la altura dominante) y 100-120 en bosquetes grandes (radio 2.5 veces la altura dominante).

Una vez marcados, se cortan los pies seleccionados por personal especializado y se extraen con autocargador y la madera se apila para su venta y procesado.

En Valencia han comenzado los trabajos con el levantamiento de la información necesaria para el cálculo del índice de vulnerabilidad (C1) y el posterior seguimiento ecológico (C6), en el término municipal de Alpuente, también en repoblaciones de Pinus pinaster.