Estándar de la calidad en la adaptación

Existe una gran variedad de medidas que pueden ser utilizadas con el objetivo de mejorar la capacidad de adaptación de los bosques, entre ellas:

  • La preservación de los reductos bien conservados o muy vulnerables
  • La intervención de tipo selvícola, por ejemplo para promover la regeneración natural mediante pequeñas perturbaciones, modificar la estructura vertical del bosque, incrementar la diversidad de especies en el dosel o reducir la competencia.
  • Actuaciones para mejorar la capacidad de dispersión de las especies (la conectividad),
  • Creación de mosaicos en el paisaje en el que se entremezclen diversos tipos de bosque con áreas abiertas,
  • Restauración de hábitats muy escasos como humedales o turberas,
  • La atención a algunas especies muy vulnerables al cambio climático, con acciones excepcionales que pueden llegar a la migración asistida o la cría en cautividad.

En todas ellas la característica distintiva es la formulación de objetivos explícitos de adaptación al cambio climático: el fin último de una actuación de adaptación debería ser asegurar la continuidad de la mayor parte de los bienes y servicios que los bosques nos proporcionan en el contexto de cambio en las condiciones climáticas.

RedBosques Clima desarrolla un estándar para diseño e implementación de medidas de adaptación asegurando que:

  • Se consideran los escenarios climáticos futuros
  • Se identifican de elementos vulnerables
  • Hay objetivos de adaptación explícitos
  • Se propone la adaptación a través de la mejora del estado de conservación
  • Se fomenta la participación y se aseguran los beneficios sociales
  • Se evalúan los resultados