Skip to main content

Mediante esta acción se plantea formar un paisaje resiliente al cambio climático, compuesto por teselas de diversos tipos de vegetación y bosques en distintos estados de desarrollo, y recuperar procesos ecológicos básicos.

En una primera fase se definieron 8 Unidades de Paisaje en el parque natural y se identificaron 20 fincas forestales que suman un total de 16.413 ha (un 46% de la superficie del Parque Natural).

Una vez identificadas las fincas, se desarrolló un proceso informativo/participativo mediante reuniones con cada uno de los propietarios. Finalizado el proceso se logró que 11 propietarios forestales (5 de fincas públicas y 6 de fincas privadas) mostraran voluntad de participar. La superficie total de fincas con interés en participar es de 9.213 ha (que supone un 26% de la superficie del Parque Natural).

Finalmente se han seleccionado 8 fincas para participar en el proyecto: 2 fincas en las que las acciones se financian por el proyecto LIFE (1.090 Has) y 6 fincas que serán réplicas del proyecto, (4.382 Has), con financiación externa. En total se actuará sobre una superficie total de 5.472 ha (15% de la superficie del Parque Natural).

Dada la gran extensión y la escasa rentabilidad de los aprovechamientos forestales, la gestión de adaptación en estas fincas se plantea mediante una combinación de actuaciones silvícolas puntuales, promoción de la herbivoría y quemas prescritas. Para ello se han redactado las herramientas de planificación correspondientes (plan de gestión forestal, plan de quemas prescritas y plan de gestión de herbivoría) de las 8 fincas participantes.

Actualmente, una vez se dispone de los instrumentos de planificación, comienza la fase de diseño e implementación de actuaciones, que consistirán en la intervención sobre el pinar mediante actuaciones selvícolas (claras para liberación de especies acompañantes como arces, tejos o quejigos).